30 nov. 2010

Economía y ecología


Si uno trata de representar la realidad gráficamente no le queda más remedio que empezar dibujando un gran círculo que representa el sistema ecológico que abarca todo lo demás. Este círculo puede ser tan grande como se quiera, o como la escala de explicación requiera. Podemos referirnos a la tierra en su totalidad y entonces el círculo tendría que representar por lo menos al sistema solar o si queremos a todo el universo, pero esto no es importante. Si nos queremos referir solo a Humanes por ejemplo, podemos representar con este círculo a la Comunidad de Madrid o a España. Una vez hecho esto ¿que sigue? Bueno, aquí hay varias posibilidades que me parecen realistas. Se puede dibujar un círculo concéntrico más pequeño que abarque el sistema biológico, se puede pasar directamente a dibujar el círculo del sistema social o aún mejor se pueden dibujar dos círculos que se intersecten de forma que quede apropiadamente representada la interrelación que hay entre lo biológico y los social.
Dentro de estos dos círculos podemos hacer un sin
fin de círculos más pequeños que se solapen, se
intersecten y a su vez se encuentren en la intersección entre el sistema biológico y el social y que representen todos los subsistemas propios de nuestra sociedad.

Una vez que hemos representado de forma simplificada la totalidad de la realidad, podemos utilizar este esquema para dos cosas:

En primer lugar para compararlo con otras representaciones y en segundo lugar para hacernos una idea de como funciona todo...

Hay personas, que no están de acuerdo con esta representación. Tácita o explícitamente para muchos el círculo que todo lo engloba es el económico. La relación del hombre con su entorno no es de dependencia sino de explotación: es una relación utilitarista. Simplemente para estas personas el subsistema económico es el más importante.

Hay una página donde esto se ve muy bien. Aquí se organizan los riesgos por su costo económico y por su probabilidad. Es el Risk Interconnection Map (2010) del foro económico mundial (!). Ya da que pensar el sólo hecho de que se pueda medir en dinero el riesgo de escasés de agua o la pérdida de diversidad biológica, como si con más dinero se pudieran recuperar las especies extinguidas!, en realidad no hay ninguna equivalencia posible cuando el bien no es recuperable... Es más o menos lo que pasa con el petróleo, es difícil valorar con dinero un recurso irrecuperable, pero más grave aún es ponerle precio al Amazonas, a las personas o a los animales, como si se pudieran comprar otros nuevos si estos desaparecen.

Ahora bien, esto no es todo, ni es lo más grave... Más grave es que el Foro Económico Mundial diga que el riesgo más grave (es decir, el más costoso y más probable) que tenemos que afrontar ahora es... La perdida de valor de los activos... (más de un 20% de probabilidad y más de 1 billon de dólares), mientras que la pérdida de biodiversidad es menos probable (menos de un 10%) y mucho menos costosa (unos 10 mil millones (no se ni cuantas veces menos!)) y la polución del aire es todavía menos grave (5% de posibilidades y un coste un poco menor que la pérdida de biodiversidad).

Su representación de la realidad es más o menos así:

Además de ser completamente antropocéntrico tiene otros defectos. Algunos son obvios: presupone que un colapso de la economía (y no de cualquier economía, sino especialmente de la economía capitalista) acabaría con la sociedad, con la política, con la educación, la salud, e incluso con la naturaleza. Esto es en parte verdad, si la economía capitalista colapsa la sociedad, la política, la salud, e incluso la naturaleza desaparecerían como bienes intercambiables, es decir, desaparecerían en su forma mercantil, pero obviamente no dejarían de existir.

Este determinismo económico es absurdo, alguien cree realmente que es más probable y más costoso que se deprecien los activos que la contaminación del aire? Y con un poco más de perspectiva: nadie se da cuenta de que lejos de acabar con la sociedad o con la naturaleza un colapso del capitalismo podría en determinadas condiciones y en ciertos casos incluso revitalizar a la sociedad. Un buen ejemplo puede ser el colapso económico de Argentina, del que se ha escrito mucho desde entonces.

Esta interpretación también saca del marco la limitación física de la economía. Limitación impuesta por la naturaleza. Esta limitación quedó patente en los 70s gracias al informe del club de Roma “Los limites del crecimiento” un ejercicio técnico gracias a un modelo matemático muy sofisticado para la época y que sirvió para demostrar que... la economía no puede crecer ilimitadamente porque el mundo es finito... si, ya se, eso se le podría haber ocurrido a cualquier griego hace siglos, pero bueno este informe fue duramente criticado y hasta hace poco había caído en el olvido, en parte gracias a su revisión de los 90s, un ejercicio de acomodo para que el libro no pareciera demasiado pesimista.

Al principio los políticos y los economistas hicieron como si no hubieran publicado nada o como si fuera una tontería, pero luego se les ocurrió algo todavía mejor, una forma de hacer que todo volviera a encajar sin cambiar nada, (algo que ya venía implícito en el propio informe del Club de Roma)... desacoplar el crecimiento del consumo, desacoplar el crecimiento económico de la contaminación, desacoplar el crecimiento económico de la sobreexplotación, etc... Una economía de servicios, una economía financiera...

Bueno... todavía estamos esperando: En primer lugar sigue habiendo una alta correlación entre el aumento del PIB y el de la contaminación y el consumo (que se lo pregunten a China) y en segundo lugar ¿acaso existe algún servicio que no requiera consumo, extracción...? ¿Existe algún servicio realmente inmaterial?

¿La información? Desgraciadamente sigue necesitando un soporte y estos cada vez son más individualizados y más costos en materiales, lo mismo ocurre con el software...

¿El cuidado? Así como está organizado cada vez requiere instalaciones y aparatos más sofisticados, en la medida en que no lo haga la familia o la comunidad, implica desplazamientos, esta también fuertemente medicalizado, farmacotizado, etc y esto tiene muchos costes materiales ocultos...
¿El transporte? no sabría por donde empezar!!!!
¿Los servicios financieros?, ¿el ocio?, ¿hay algo más?

Creo que no podemos esperar mucho más del supuesto desacoplamiento. Si tuviera que dibujar una idea como esta no se me ocurre nada mejor que esto:

y esto podría, según su propia lógica convertirse en algo así:

Lo que es en realidad grave de esto es que en muchos sentidos nos comportamos como si en realidad todo fuera así y como si fuera así por que es la única forma posible.

Esto es algo que precisamente ha contribuido bastante a ponernos en la situación en la que estamos.

Bibliografía:
  • Naredo, J. M. Raíces económicas del deterioro ecológico y social, siglo XXI, Madrid

26 nov. 2010

La economía de regalos

Os dejamos un interesante artículo escrito en The Oil Drum, sobre las economías del regalo, si... está en inglés y no hemos tenido tiempo de traducirlo pero bueno, para el que lo pueda entender es muy interesante y está relacionado con nuestro anterior post, "el valor del intercambio". http://campfire.theoildrum.com/node/7137#more

17 nov. 2010

El trueque y el espacio público

Muchas veces pensamos en los mercadillos de trueque solo como una cuestión de alternativa al consumo "normal". Es verdad que son esto pero no solamente, ni siquiera tiene porque ser el objetivo principal, aunque nosotros mismos lo planteamos en parte así cuando empezamos...

Uno de los principales problemas que hay en muchos municipios es la falta de espacios públicos útiles y para usos colectivos. Es verdad que en Humanes hay algunos parques, paseos, jardines, etc... pero también es verdad que no hay procesos de participación ciudadana para que esos parques cubran las necesidades de los vecinos... pero el tema de la participación es realmente complejo y no es el objetivo de este post...

A donde quería llegar es a que podemos utilizar los mercadillos de trueque como forma de dinamizar espacios públicos, por eso nos pareció más importante hacerlo al aire libre y en un espacio poco o nada utilizado:  el parque que está en frente de la biblioteca (el mejor uso que se le da es como parking cuando hay algún evento en el teatro o para poner la carpa de las fiestas del pueblo...). Aunque tuvieramos que renunciar a hacer el mercadillo en invierno (cosa que no tiene que ser asi, como demuestra la charca de la rana) preferimos hacerlo al aire libre también como un acto reivindicativo: somos vecinos, estamos aquí, queremos hacer cosas, queremos participar en la vida del pueblo...

Humanes es un sitio con mucho potencial, hay gente de muchos países diferentes con culturas que pueden aportar mucho a un debate democrático sobre  hacia donde queremos ir, que sociedad queremos tener, como nos queremos organizar... seguro que todos tenemos algo que decir sobre el futuro, sobre los problemas que hay y como solucionarlos y más de uno tiene, seguro, ganas de trabajar por esto... Creo que también hay suficiente gente como para que Humanes sea una sociedad compleja y tenga de todo (ya tenemos hasta un grow shop :)...

Seguramente allí donde hay un mercadillo de trueque es porque hay alguien que quiere cambiar algo, visibilizarlo haciéndolo en la calle puede ser una buena forma no solo de recuperar un espacio mal utilizado o de darlo otro uso en un momento dado, tampoco solo una alternativa de consumo, sino también algo más importante porque engloba todo esto y mucho más: una forma de participar en la vida del pueblo, una forma de empezar a tejer redes para cambiar las cosas...

11 nov. 2010

El valor del intercambio


En la economía de los economistas, no hay una diferencia muy importante entre un trueque y una venta... la única diferencia es que en una hay una forma de medida común a todos los bienes y servicios (el dinero) y en la otra no existe esta referencia fija, si bien para nosotros es difícil abstraernos de ella y por eso aveces cuando hacemos un trueque lo hacemos pensando en la valoración monetaria que tienen los objetos y en base a esto aceptamos o no el cambio.

La permuta es una figura tan economicista como la venta, ambas constituyen un contrato entre dos partes en la que ambas se obligan verbalmente a respetar ciertas condiciones y el objetivo es también el mismo: obtener el máximo beneficio posible...

Nosotros mismos planteamos true-k-t como una forma de crear redes sociales, porque el intercambio une, sin embargo cuando el intercambio se basa en el principio del máximo beneficio, no hay una diferencia significativa con la venta... de hecho también en la panadería tenemos cierto contacto con el panadero y en el mercadillo “normal” que hay los jueves por la mañana aquí en Humanes la gente termina conociéndose.

Las ventajas del trueque se reducen entonces a que no se necesita dinero... vale... pero se necesita tener cosas... y puesto que hoy en día las personas no somos productoras prácticamente de nada... la mayoría serán compradas, por lo que en el fondo el dinero es casi igual de necesario... otra ventaja es que se alarga la vida de los objetos: muchas de las cosas que se intercambian terminan teniendo un uso que no tendrían (se supone que cambias algo que no te es útil por algo que si lo es), y esto tiene un valor ecológico muy importante...

Sin embargo el valor del mercadillo que hubo en Humanes hasta Septiembre (porque el de Octubre se suspendió por lluvia) y que habrá otra vez en Abril-Mayo es que precisamente por la falta de una referencia fija muchas veces los cambios responden más a una lógica social  que económica, es decir, se intercambia más por la necesidad del otro que por la propia, y como son cosas que en realidad no nos son indispensables a veces las cambiamos por otras que tampoco nos son útiles porque lo que importa es la interacción social...

Normalmente se asume que el trueque es un paso previo a la economía monetarizada, y que por lo tanto antes de basarse en la moneda las economías se basaban en el truque... algo que no esta tan claro, primero porque el trueque no desaparece con la monetarización y segundo porque creo que el trueque no ha sido nunca o muy pocas veces la base de ninguna economía premoderna... ¿Las pruebas? La mayoría de las sociedades premodernas (al igual que las modernas pero en diferente grado) se basaban en el parentesco; alguna vez alguno de los bienes o servicios que te ha prestado alguien de tu familia fuera del mercado han necesitado de una contrapartida? Acaso tu madre (o tu padre) espera algo a cambio cuando te sirve la cena? Probablemente si, pero no es un requisito indispensable: si no recoges la mesa al final, tu padre (o madre) tenderá a seguir dándote de comer... no hay un contrato, cosa que si existe en el trueque o permuta...

Esto es lo que Mauss llamaba economía de regalo o economía de don, una “institución” en la que sin la intermediación del dinero, obviamente, pero también sin la intermediación de una mentalidad mercantil, la gente presta servicios o entrega bienes a otros sin esperar una contrapartida. Esto no quiere decir que los regalos sean gratis, los regalos de hecho “obligan” a una contraprestación y de esa forma crean relaciones... tal vez se entienda mejor con un ejemplo:

Caso 1: cuando sales de marcha el primer fin de semana del mes con un amigo que esta en el paro y no tiene dinero, posiblemente termines invitándole a una, dos o tres cervezas, sin que el tenga que darte su móvil, su reloj o su cartera, no hay ningún contrato que lo obligue a nada ni tácito ni explicito, sin embargo esperas que en algún momento cuando él pueda, si es que algún día encuentra trabajo, te invite a una, dos o tres cervezas (es posible que el trate incluso de invitarte a cuatro y también es posible que tu intentes negarte protocolariamente a que te devuelva esa “deuda”). Las consecuencias de que te “pague” o no esa “deuda” son: 1) si te paga llegareis a un equilibrio en el que la relación se afianza y 2) si no te paga o si tu lo invitas en sucesivas ocasiones y él no, tu te pondrás en una situación de poder frente a él, serás la parte fuerte de los dos y el tenderá a estar subordinado a tus decisiones... por ejemplo a elegir tu el sitio donde salir de marcha, también puede que si esto se prolonga tu decidas simplemente no quedar más con él... Obviamente hay miles de variables que hacen que estas situaciones se llenen de sutiles matices.

La diferencia fundamental entre el regalo y el trueque es el filtro social: para que una economía de regalo funcione tiene que haber un vinculo social fuerte entre las personas que participan, lo que es causa y efecto de una cohesión social fuerte, pero también de tensiones, la economía mercantil (sea de trueque o monetaria) se puede y de hecho se da entre extraños, de alguna forma la búsqueda exclusiva de beneficio personal “limpia” la relación de (casi) toda consecuencia social por lo que no hay ningún problema en comprar algo, pedir rebaja, llegar a casa y tirarlo si hemos decidido que no nos gusta. Una de las ventajas de esto es que el flujo de bienes y servicios es mucho más sencillo y se multiplica, sin embargo nos “libera” de las relaciones sociales, por lo que terminamos siendo dependientes del mercado para satisfacer nuestras necesidades y eventualmente también del estado y esto nos hace especialmente vulnerables.

El ideal sería probablemente una mezcla diferente de todos estos tipos de economías, seguramente sea imposible acabar con el intercambio monetario, comercial, mercantil, pero si podríamos sustituirlo en gran parte por la economía de la reciprocidad o del don y también por el trueque, de forma que los vecinos del pueblo compartiéramos parte de los bienes, conocimientos y servicios sin la intermediación estatal ni del mercado.

7 nov. 2010

Noticias

El mes pasado terminó el mercadillo de trueque de la temporada 2010 con el no-mercadillo de trueque del 30 de octubre gracias a la lluvia...

Hoy hemos tenido un rato para redecorar la página, añadir un par de cosas, unos enlaces y de paso ampliar el proyecto, ahora truekte no es solo un mercadillo de trueque (que vuelve en la primavera del 2011), sino también un espacio de recopilación de información y reflexiones sobre economía social, decrecimiento, trueque, solidaridad y apoyo mutuo, antropología, sostenibilidad y ecología y todo lo que se nos ocurra y que tenga algo que ver con esto...

Por eso ahora también vamos a publicar en este blog reflexiones y artículos sobre todo esto... nuestra idea es ser un punto de encuentro para colectivos y personas  que esten cerca y que esten interesadas en hacer algo y hacerlo ya!